Uplift Primavera 2017
[al revés] [Siguiente Página]  [Home]

NUNCA TAN VIEJO/A PARA VIVIR SU SUEÑO
de “Chicken Soup for the College Soul” por Dan Clark

El primer día de escuela nuestro profesor se presentó y nos desafió a llegar a conocer a alguien no conocido/a. Yo me paré a buscar cuando una mano ligera tocó mi hombro. Volteé a encontrar una viejita arrugada sonriendo tal que todo su ser se alumbró.

Ella dijo, “Hola, guapo. Mi nombre es Rose y tengo ochenta-y-siete años. ¿Te puedo dar un abrazo?

Me reí y respondí con entusiasmo, “¡Claro que sí!” Ella me apretó con fuerza.

“¿Por qué estás en el colegio a esta edad, joven e inocente?” le pregunté.

Ella respondió en broma, “Estoy aquí para encontrar a un marido rico, casarme y tener un par de hijos.”

“No, seriamente,” le pregunté. Tenía curiosidad por lo que la hubiera motivado a tomar este reto a su edad.

“¡Siempre he soñado con una educación y ahora lo estoy logrando!” me dijo.
Después de clase caminamos al centro estudiantil y compartimos un malteado de chocolate. Nos hicimos amistades en un instante. Cada día por los siguientes tres meses, dejábamos la clase juntos y platicábamos sin parar. Siempre estuve fascinado con esta “máquina de tiempo” mientras compartía su sabiduría y experiencia conmigo. Durante el curso del año, Rose llego a ser un icono universitario y fácilmente encontraba amistades donde-quiera que fuera. Le gustaba vestirse de gala y se gozaba en la atención conferido en ella de parte de los otros estudiantes. ¡La vida era de ella!

Al final del semestre invitamos a Rose a dar la charla en el banquete de futbol. Nunca olvidaré lo que nos enseñó. La presentaron y subió al podio. Comenzando a dar su plática preparada, se le cayeron sus tarjetitas. Frustrada y poco apenada, se arrimó al micrófono y  dijo, “Discúlpenme por estar tan nerviosa. ¡Dejé de tomar cerveza durante la Cuaresma y este whiskey me está matando!” Nunca podré poner mi charla en orden así que déjenme decirles lo que se.

Mientras reíamos aclaró su voz y comenzó, “No dejamos de jugar porque llegamos a la vejez;  nos envejecimos porque dejamos de jugar. Hay cuatro secretos en mantenerse joven, estar alegre, y tener éxito. Tienes que reír y encontrar humor cada día. Tienes que tener un sueño. Cuando pierdes tus sueños, mueres. ¡Tenemos tantas personas caminando que están muertos y ni siquiera lo saben! Hay una diferencia enorme entre envejecer y madurar. Si    tienes diez-y-nueve años y te quedas en cama por todo un año y no haces una cosa productiva, llegaras a los veinte. Si yo tengo ochenta-y- ocho años y me quedo en cama por  un año y nunca hago nada, llegare a ochenta- y-ocho.
Cualquier persona crece en edad. Eso no toma talento o habilidad. La idea es desarrollarte con encontrar oportunidad en cambio. No te arrepientas de nada. Los de mayor edad casi no tienen remordimientos por lo que hicimos, pero más bien por las cosas que no hicimos. Las únicas personas que tienen miedo a la  muerte son los que tienen remordimientos.”

Terminó su plática cantando con valentía, “The Rose.” Ella nos desafió a estudiar la letra y  vivirlas en nuestras vidas cotidianas. Al fin del año, Rose logró su el título que había comenzado tanto  meses atrás.

Una semana después de graduación, Rose murió pacíficamente en su sueño. Más de dos mil estudiantes asistieron a su funeral en tributo a la mujer maravillosa que nos enseñó por propio ejemplo que nunca es tarde para ser todo lo que puede uno ser.

Usado con permiso del autor.

[al revés] [Siguiente Página]  [Home]