Uplift Otono 2018

[Siguiente Página]      [Home]


De Parte del Director

Hace poco, recordé una experiencia de oración que aprendí cuando fui estudiante de pos-grado en Creighton University tomando cursos en Espiritualidad Cristiana. Es el Examen Diario. Es parte significante de la Espiritualidad Ignaciana que practican los Jesuitas y otras personas que lo han estudiado. Es una técnica de reflexionar en oración acerca de los acontecimientos del día para poder detectar la presencia de Dios y discernir la dirección que Dios nos señala. El Examen es una práctica antigua en la Iglesia que nos puede ayudar a reconocer la mano de Dios obrando en toda nuestra experiencia.

Lo siguiente es un resumen breve de los pasos que se siguen en esta práctica del Examen:

Comience con darse tiempo para ponerse en silencio y paz, luego póngase a reflexionar en los acontecimientos de su día. Ábrase a la presencia de Dios:

• Piense en las cosas buenas que ocurrieron este día.
• Revise todas las interacciones del día: ¿Fue día bueno o malo? ¿Qué hizo? ¿Hubo una situación difícil en el cual se encontró?
• Póngase consciente de las relaciones y presencia personal de otras personas en su vida. ¿Hubo un momento cuando se dio cuenta de la presencia de Dios?
• Póngase consciente de sus emociones durante esos tiempos.
• Piense en las oportunidades que tiene mañana para hacerlo mejor: ¿Qué la/lo anima? Pida la presencia de Dios.
• Diga una oración en gratitud por la presencia de Dios en su vida.

Uno de los profesores Jesuitas de este programa describió el Examen Diario como “hurgando por Dios.” Él decía que era como “revolver un cajón lleno de cosas,” buscando algo que está segura/o que debe estar allí, y luego encontrando a Dios.

Hermano Tom Ruhmann, O.M.I.
Director Nacional de los Misioneros Victoriosos
Truhmann@snows.org

SANTUARIO NACIONAL DE NUESTRA SEÑORA DE LAS NIEVIES
442 S. DeMazenod Dr.        Belleville, IL 62223-1023
618-394-6281 (TDD)   FAX 618-397-1210
www.vmusa.org

[Siguiente Página]  [Home]